Search
Close this search box.

Las tensiones en el sector Oil & Gas entre los incentivos ejecutivos y la transición energética

Las compañías de petróleo y gas siguen recompensando a los ejecutivos por aumentar o expandir la producción de combustibles fósiles, incluso cuando esto entra en conflicto con sus objetivos de transición energética y sus políticas climáticas declaradas, advierte un informe de Carbon Tracker. Señalan que las estrategias comerciales “bajas en carbono” ocultan planes de expansión del gas.

El informe “Crude Intentions II” analiza las políticas de remuneración de 25 de las mayores compañías de petróleo y gas que cotizan en bolsa y concluye que todas menos una (Occidental Petroleum) todavía incentivan el crecimiento de la producción de combustibles fósiles y operan bajo el supuesto de que la demanda de combustibles fósiles seguirá creciendo, a pesar de la transición energética.

Desde Carbon Tracker explican que si bien un número cada vez mayor de empresas recompensa a los ejecutivos por prepararse para la transición energética, las métricas de remuneración a menudo ocultan incentivos para aumentar la producción de combustibles fósiles. Además, advierten que algunas métricas que incentivan la inversión “baja en carbono” impulsan el crecimiento del gas “natural”, lo que refleja la promoción del gas como combustible “bajo en carbono” o de “transición”.

Los investigadores señalan que encontraron que las empresas con algunas de las políticas climáticas más ambiciosas se encuentran entre las peores infractoras. “Si bien empresas como Eni y Repsol han prometido recortes del 30-35% para 2030, los objetivos de crecimiento de la producción aún determinan el 29% y el 23% de la remuneración de los directivos, respectivamente”, explican.

Es cada vez más probable que veamos una demanda máxima de cada uno de los combustibles fósiles hacia finales de la década. Para la mayoría de las empresas de petróleo y gas, esto significa planificar que su propia producción disminuya con el tiempo, pero, según sus políticas de remuneración, esto generalmente no parece estar en la planificación”, afirma Saidrasul Ashrafkhanov, analista asociado de Carbon Tracker y autor del informe.

Crude Intentions II encuentra que nueve políticas de remuneración de las empresas no se han divulgado total o parcialmente, y las compañías petroleras nacionales se encuentran entre las peores infractoras. Sin embargo, señala que PetroChina ha revelado por primera vez sus incentivos, pero con detalles limitados sobre los valores de las subvenciones de los diferentes componentes que componen la remuneración de los ejecutivos.

Además, el informe encuentra que diez empresas incorporaron métricas salariales de respuesta a la transición energética, todas las cuales incentivaron la diversificación hacia nuevas áreas de negocio. El análisis también revela que la “división atlántica” ha perdurado: las empresas europeas otorgan más peso a los esfuerzos por girar hacia nuevos mercados y es más probable que incentiven las energías renovables y otras formas de energía baja en carbono que las empresas con sede en EEUU, lo que estaría reflejando una estrategia corporativa general.

La transición energética se está acelerando y las empresas de petróleo y gas deben planificar el pico de demanda de su producto. Los inversores deberían preocuparse de que se siga incentivando a los ejecutivos a aumentar los volúmenes de producción y desarrollar nuevos activos de ciclo largo, especialmente si esto va en contra de la estrategia declarada de la empresa. Los propietarios de activos y los administradores de activos deben utilizar sus votos en consecuencia para garantizar que los ejecutivos actúen en beneficio de sus mejores intereses a largo plazo”, afirma Mike Coffin, director de petróleo, gas y minería de Carbon Tracker.

Según el informe, solo seis empresas han revelado de forma prospectiva sus políticas remunerativas para 2023. En comparación con 2022, la división general entre el crecimiento de la producción de petróleo y gas y otras métricas se ha mantenido prácticamente igual, con ligeras variaciones en la proporción de las métricas de crecimiento. Una diferencia notable fue el regreso de incentivos indirectos de crecimiento en TotalEnergies.

Desde Carbon Tracker concluyen que “aunque se debe esperar que los incentivos respalden los objetivos estratégicos de las empresas que tienen métricas de remuneración por reducción de emisiones, el análisis encuentra que solo cinco empresas han incorporado métricas que coinciden directamente con los objetivos corporativos más amplios de reducción de emisiones. De estos, cuatro cubren solo las emisiones de alcance 1 o de alcance 1 y 2, mientras que solo Shell tiene un incentivo de remuneración que respalda su objetivo de reducción de emisiones de alcance 3 además de las emisiones operativas, pero incluso entonces, esto es solo en función de la intensidad. Ninguno de estos objetivos se vincula con los límites finitos del presupuesto de carbono restante”.

Contenido relacionado

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad