Search
Close this search box.

Los consejos de Paul Polman para ser una “Empresa Neta Positiva”

En un artículo publicado en la Harvard Business Review, con motivo del lanzamiento del libro “Net Positive: How Courageous Companies Thrive by Giving More Than They Take”, el ex CEO de Unilever junto con Andrew Winston describen cómo tiene que ser una empresa que crece ayudando al mundo a prosperar.

En el nuevo libro exponen las dimensiones fundamentales de los negocios que crean valor duradero y crecen ayudando al mundo a prosperar. Definen a las empresas netas positivas como aquellas que «mejoran el bienestar de todos a los que impactan y a todas las escalas: cada producto, cada operación, región y país, y para todos los stakeholders, incluidos los empleados, los proveedores, las comunidades, los clientes e incluso las generaciones futuras y el propio planeta».

Los argumentos se basan en ejemplos de Unilever y otras empresas líderes, y describen cuatro caminos críticos que el sector privado puede seguir para prosperar en el mundo de hoy y ganar en el futuro.

Los cuatro caminos planteados son los siguientes:

  • Operar primero al servicio de los múltiples grupos de interés, lo que luego beneficia a los inversores (a diferencia de poner a los accionistas por encima de todos los demás);
  • Asumir la plena propiedad de todos los impactos de la empresa;
  • Adoptar asociaciones profundas, incluso con quienes son críticos;
  • Abordar los desafíos sistémicos replanteando la defensa y la relación con los gobiernos.

Según los autores, “ninguna empresa ha alcanzado el ambicioso objetivo de convertirse en neta positiva. Sin embargo, un número creciente ha comenzado el viaje, lo que ha generado un mayor valor para sus empresas y está ayudando a resolver los problemas más grandes en beneficio de todos”. Como ejemplo mencionan a aquellas empresas cuyos líderes están presionando a los gobiernos para que adopten más rápido la política climática, establezcan objetivos para convertirse en positivos en materia de carbono, asuman compromisos ambiciosos con la equidad racial y se pronuncien en contra de las leyes que restringen el voto o infringen los derechos de los ciudadanos LGBTQ. También destacan a aquellas que están formando amplias alianzas con proveedores, clientes, colegas, ONG y gobiernos para abordar problemas sistémicos y problemas compartidos.

Polman y Winston consideran que las empresas que prosperan en este nuevo entorno se verán diferentes a las del pasado. Según ellos, la responsabilidad social corporativa tradicional y la filantropía son inadecuadas para nuestros tiempos. Los líderes deben repensar qué es una empresa, cómo crece y se beneficia, cuál es su propósito y cómo impulsa el cambio en el mundo. “Por su propio bien, las empresas deben desempeñar un papel activo en la solución de nuestros mayores desafíos compartidos”, afirman.

La buena noticia para Polman y Winston es que abordar esos desafíos representa la mayor oportunidad económica de nuestro tiempo, ya que mercados multimillonarios están en juego en todos los principales sectores de la economía, incluidas las tecnologías de construcción, el transporte, la alimentación y la agricultura y las finanzas ecológicas.

Quienes se pierdan este cambio sísmico se enfrentarán a una serie de riesgos existenciales. La economía de los negocios como siempre no les favorecerá, la sociedad no los aceptará y las generaciones más jóvenes no trabajarán para ellos”, concluyen.

(Noticia originalmente publicada en ComunicarSe)

Contenido relacionado

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad