Search
Close this search box.

Qué necesita aprender el marketing de la regeneración

Tener una mentalidad regenerativa en el mundo del marketing y los negocios es clave para enfrentar la lógica  de crecimiento que ha predominado durante las últimas décadas en el mundo empresarial, la cual ha puesto en riesgo la sostenibilidad del planeta. Así lo manifestó Rupen Desai, miembro del Board de Copenhagen Cartel, durante el Global Marketer Week organizado por la WFA.

La regeneración es un enfoque empresarial emergente que se centra en la creación de impactos positivos en el medio ambiente y la sociedad. En lugar de simplemente reducir su impacto negativo, las empresas que adoptan la regeneración buscan activamente restaurar y mejorar los ecosistemas y las comunidades en las que operan”, afirmó Rupen Desai.

Según Desai , la mentalidad de crecimiento ha estado presente desde la década de los setenta, cuando se estableció que la única responsabilidad de una empresa es generar beneficios para sus accionistas. Esta filosofía ha sido adoptada por muchas compañías y ha llevado a la creación de una cultura empresarial que se centra en la rentabilidad a corto plazo en lugar de la sostenibilidad a largo plazo. “En el mundo del marketing, esto se ha traducido en la promoción del consumo excesivo y la venta de productos innecesarios, que a menudo son fabricados con materiales no sostenibles. La mentalidad regenerativa, por otro lado, fomenta la creatividad y la innovación en la creación de productos y servicios que respeten el medio ambiente y sean sostenibles a largo plazo”.

Para adoptar una mentalidad regenerativa, Desai explica que es necesario cambiar nuestra forma de pensar. “En lugar de enfocarnos en el crecimiento económico inmediato, debemos pensar en la sostenibilidad a largo plazo”. Esto implica una serie de cambios, entre ellos:

  • Enfoque en la generación de valor a través de la innovación y la creatividad, en lugar de la explotación de recursos.
  • Promoción de prácticas sostenibles en la fabricación y distribución de productos.
  • Reducción del consumo de recursos no sostenibles, como plásticos y combustibles fósiles.
  • Creación de productos y servicios que sean sostenibles y respetuosos con el medio ambiente.
  • Fomento de la conciencia ambiental entre los consumidores.


Además, explicó que las empresas tienen un papel fundamental en la adopción de una mentalidad regenerativa. Para ello, deben adoptar prácticas sostenibles en su cadena de producción, distribución y venta de productos. Esto implica, entre otras cosas:

  • Reducción del uso de materiales no sostenibles.
  • Adopción de prácticas de reciclaje y reutilización de materiales.
  • Promoción de prácticas sostenibles en la cadena de suministro.
  • Fomento de la conciencia ambiental entre los empleados y los consumidores.
  • Inversión en la innovación y el desarrollo de productos sostenibles.

Desai también señaló que se necesita una colaboración vital entre los equipos de asuntos públicos, legales y de productos para abordar la crisis ambiental. “Las soluciones incrementales no mejorarán la situación actual, sino que la empeorarán. Por lo tanto, es importante que se adopte un enfoque de regeneración en los negocios”.

(Noticia originalmente publicada en ComunicarSe)

Contenido relacionado

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad