Search
Close this search box.

Se cumplen 10 años de los Principios Rectores sobre Empresas y Derechos Humanos

El 16 de junio de 2021 se cumplió el décimo aniversario de los Principios Rectores de las Naciones Unidas sobre Empresas y Derechos Humanos (UNGP). En el marco de dicho aniversario el Grupo de Trabajo del organismo está evaluando la implementación de los UNGP hasta la fecha y se propone trazar un plan de acción para la próxima década. Esta “hoja de ruta” para su implementación estará disponible en diciembre de 2021.

Los Principios Rectores proporcionan la hoja de ruta para que los Estados y las empresas logren ese futuro. Pero necesitan intensificar sus esfuerzos. Todos los Estados deben hacer de la implementación de los Principios Rectores una de las principales prioridades políticas y de gobernanza. Todas las empresas, incluidas las pequeñas y medianas empresas, deben hacer del respeto de los derechos humanos parte de su cultura empresarial”, afirman desde la ONU.

Desde Naciones Unidas consideran que ha habido un progreso significativo durante la primera década, con un número creciente de empresas que se comprometen a respetar los derechos humanos y un reciente aumento de legislación en Europa que hace que el respeto por los derechos humanos y el medio ambiente sea un requisito obligatorio para el sector privado.

Sin embargo, también destacan que persisten importantes lagunas y desafíos que dejan a  trabajadores y comunidades con pocas perspectivas de protección o reparación por el daño causado. Agregan que cuando ocurren daños, las barreras importantes para que los titulares de derechos accedan a la reparación y exijan responsabilidades a los responsables siguen siendo un desafío importante. Los defensores de los derechos humanos que resisten y denuncian los abusos relacionados con las empresas siguen enfrentándose a la estigmatización, las amenazas y los ataques mortales.

Con respecto al COVID-19, la ONU sostiene que ha tenido un impacto devastador en nuestro mundo, pero consideran que la pandemia también ofrece una oportunidad única para una mejor reconstrucción. “Junto con la ola actual de nuevas leyes que requieren la debida diligencia en materia de derechos humanos de las empresas y con más inversores que se están dando cuenta de los factores ambientales, sociales y de gobernanza (ESG), existen oportunidades de progreso en medio de las numerosas crisis mundiales”, afirman.

El respeto empresarial por los derechos humanos es clave para garantizar una recuperación inclusiva y construir una sociedad más resiliente. Debería estar en el centro de los desarrollos regulatorios. Todos los actores deben desempeñar su papel, incluidos aquellos que pueden ejercer influencia para promover una conducta empresarial responsable, como la comunidad de inversores, donde la gestión de riesgos de derechos humanos debe convertirse en una práctica generalizada”, concluyen desde las Naciones Unidas.

(Noticia originalmente publicada en ComunicarSe)

Contenido relacionado

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad